En su afán por la transparencia, al TSE Guatemala se le olvidó revisar quiénes serían sus proveedores. Así peligran Q800 millones de la campaña electoral.

Ver comentarios

Comentarios