La difusión a través de redes sociales de noticias falsas o mejor conocidas como “fake news” tiene como objetivo inducir al error a los lectores. 

Este fenómeno ha jugado un papel influyente en el referéndum del Brexit, las elecciones presidenciales de Estados Unidos y en la reciente crisis catalana, por citar algunos ejemplos. Es por esto que la desinformación en Internet, a través de las “fake news”, empieza a ser un tema de importancia en la agenda política del mundo.

Pero, ¿cómo operan las “fake news” y por qué es un tema que debería importarnos?

El siguiente esquema obtenido del diario El Confidencial pone en evidencia cuál es el proceso de creación de contenido de “fake news” y cómo logran tener tanto impacto a través de Facebook concretamente.

En síntesis, se trata de crear una noticia y publicarla en diferentes “fanpages”, que usualmente han sido creadas junto con granjas de “perfiles falsos” para posicionarse como referentes en ideas o temáticas concretas. Es importante recalcar que estas granjas de perfiles son creadas para aparentar ser creíbles, por lo tanto, los perfiles falsos (los que están bien gestionados) no parecerán serlo y, por ende, las opiniones emitidas por parte de estos usuarios –que suelen funcionar como una red entre sí podrán posicionar mensajes e influir en la opinión del público digital.

Una vez publicada la noticia, se procede a segmentarla de acuerdo a los públicos relevantes para el tipo de contenido generado. Con lo anterior se logra que el individuo que recibe ese mensaje en específico se enganche, pues va de acuerdo a sus intereses. Este impacto se puede potenciar aún más a través de la promoción de las publicaciones, es decir invertir financieramente en que el alcance de las “fake news” sea mayor. Finalmente, una vez que el usuario se engancha a la noticia, accede al sitio web y genera tráfico.

La reputación digital, pese al escepticismo que le rodea, es una realidad que cada vez más preocupa a las empresas e instituciones. 

Esto sucede porque el 75.5 por ciento de los usuarios de redes sociales acceden a estas para informarse sobre noticias, según lo estipula el informe de redes de iLifebelt en Guatemala. Con relación a lo anterior, si más de la mitad de la población digital toma como referente y fuente principal a los medios digitales, será importante tener una reputación respetable e influyente en estos canales de comunicación.

En conclusión, el impacto de un plan estratégico de comunicación en medios digitales puede hacer cambiar o al menos influir en la opinión del público, principalmente porque es en estos canales de comunicación, en los cuales la gran mayoría de personas se enteran de las realidades nacionales e internacionales. Esos nuevos canales de comunicación han sido utilizados, con frecuencia, para fines particulares. Lo anterior ha logrado desviaciones de realidades, sobre todo en el campo político y corporativo, que tienen grandes impactos en la reputación de los actores mencionados. 

El peligro de las “fake news” es que no son punibles en cuanto y en tanto no se identifiquen a los actores intelectuales, lo cual resulta especialmente difícil en el escenario digital. 

Es gracias a lo anterior que el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, ha invertido esfuerzos en crear Wikitribune, que consiste en una plataforma de escritores que en colaboración con periodistas redactan noticias verificables y verdaderas. Este nuevo sitio es una lucha frontal contra las "fake news". Conoce más de esta plataforma aquí: 




Ver comentarios

Comentarios