Sinan Aral, profesor de la Sloan School of Management de MIT realizó un estudio que rastreó 126,000 noticias que se difundieron en Twitter entre 2006 y 2017.

De acuerdo a los resultados del estudio en esta red social las historias falsas tienen un 70% más de probabilidades de ser “Retuiteadas” que las verdaderas.

Aunque podríamos pensar que todo esto es debido al tema de los Bots, lo cierto es que es la interacción humana lo que define que temas al final serán virales.

Una de las razones de la viralidad en las noticias falsas radica en el hecho que al ser exageradas desencadenan fuertes sentimientos de sorpresa o de disgusto. Estas emociones son las que hacen que las personas automáticamente compartan estos contenidos.

Otra razón de este comportamiento es la inmediatez en que la información empieza a circular donde el usuario con el afán de compartir los hechos en “primicia” no verifica la autenticidad de la información.

De acuerdo a Deb Roy, profesora asociada de MIT y coautora del estudio es dificil detener las noticias falsas cuando se difunden en línea.

“¿Cómo logras que unos miles de millones de personas se detengan por un momento y reflexionen antes de presionar el botón de retwittear o compartir, especialmente cuando tienen una respuesta emocional a lo que acaban de ver?”

El problema es de tal nivel que Twitter ha decidido solicitar propuestas sobre como lidiar y minimizar el impacto de la información falsas y tener una mejor manera de autenticar y verificar usuarios (las aplicaciones están abiertas hasta el 13 de abril de 2018).

Mientras tanto no queda otra que utilizar dos criterios al momento de ver información de última hora en estas plataformas:

  • Utilizar el sentido común antes de compartir la noticia: 

Muchas veces con solo leer el contenido un usuario se percata que no tiene sentido lo que se afirma. El problema es que un comportamiento común hoy en día es simplemente retwittear solo con ver el titular.

  • Consultar con otras personas o verificar en otros medios:

Ahora los usuarios de la Red están interconectados a un clic de distancia. Esto facilita el tema de la verificación de información.

En este link de Science Magazine se encuentra la publicación completa del estudio. 


Ver comentarios

Comentarios