Su vida ha transcurrido entre controversia y política. Hija del militar más famoso en la historia de Guatemala y protagonista de una de las batallas legales más sonadas, Zury Ríos busca convertirse nuevamente en candidata a la Presidencia. “Ahora no estoy sola, tengo a Dios de mi lado”, indica.

Creció a la sombra de José Efraín Ríos Montt y Teresa Sosa de Ríos, una familia militar y con sólidas bases protestantes. La menor de tres hermanos ha sido una constante en la vida pública de Guatemala y su vida forma parte de la historia política de nuestro país, ya que a decir de ella:


“De mis padres aprendí la vocación al servicio y es algo que he hecho toda mi vida”.


Dos veces

En las elecciones generales de 2015 fue su primer intento por participar como candidata. La negativa del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para inscribirla se basó en el Artículo 186 de la Constitución, incisos A y C, que establecen los supuestos de inhabilitación que tienen las personas para postularse a la Presidencia.

Inciso A
Prohíbe que quienes tomen acción en un golpe de Estado o revolución armada que altere el orden constitucional puedan optar a la Presidencia. En 1982, Efraín Ríos Montt, padre de Zury, asumió la jefatura de gobierno después del golpe de Estado a Fernando Romeo Lucas García.

Inciso C
Prohíbe a los parientes dentro de los grados de ley del presidente o vicepresidente dentro del período en que se encuentren ejerciendo los cargos.

Ríos Sosa asegura que esta prohibición violenta sus derechos, así como los de todos los guatemaltecos para elegir y ser electos. Y fue así como en 2015, una resolución de la Corte Suprema de Justicia y luego un amparo de la Corte de Constitucionalidad le permitieron participar. Sin embargo, ya en 2017 el amparo que le habría servido para inscribirse perdió vigencia y hoy nuevamente debe pelear por ocupar un lugar en la boleta electoral.


“Esto ya lo esperábamos. Es la segunda vez que lo hacen, pero no nos vamos a dejar”. - Zury Ríos.

Aunque asegura saber quiénes son sus detractores, se niega a dar nombres. “Sé quiénes son y en su momento vamos a darles los nombres y apellidos de estas personas”, afirma.

Lo que sí deja claro es que el perfil de estos es uno muy definido. Sus opositores son “los mismos de siempre”, esos que se han acostumbrado a cobrar cheques y recibir dinero a cambio de firmar cartas que hablen de genocidio.

“Quienes están acostumbrados a vivir de cobrar US$10 mil por repetir un discurso y hacer informes, que hablen del pasado”. - Zury Ríos.

El dilema de Zury

Pese a haber formado parte del gobierno del Frente Republicano Guatemalteco (FRG), durante el cual su padre y ella fueron diputados, él como presidente del Congreso y Ríos Sosa como secretaria, es firme en sus críticas. Para la exdiputada, los guatemaltecos han visto pasar gobiernos y mientras tanto la situación de inseguridad, falta de educación y pobreza en nada han cambiado.

“Estamos igual que siempre, no hay cambios de fondo y los guatemaltecos queremos un cambio”. - Zury Ríos

En su anterior intento por llegar a la Presidencia, Ríos Sosa estaba rodeada de familia y amigos. Pero, desde entonces, sus dos padres y su mano derecha, Eduardo Weymann, ya no la acompañan, pues fallecieron.


Hoy, la hija del general no está sola y a su lado se encuentra el exmagistrado de la Corte de Constitucionalidad, Roberto Molina Barreto, y un nutrido grupo de seguidores. Todos, con un solo objetivo en mente: colocar el rostro de Zury Ríos en la papeleta electoral, con la ayuda de Dios. 


Ver comentarios

Comentarios