Con colaboración de Cristian Ramírez 

El calor del medio día no detuvo la afluencia de las personas que desde temprano llegaron en buses y atestiguaron la proclamación del binomio presidencial de Convergencia, en un hotel de la zona 1 de la ciudad capital.

Mientras se acercaba la hora, el animador con listado de departamentos en mano los alentaba a unirse a la festividad gritando la consigna “solos somos una gota, juntos el aguacero”. Enseguida anunciaron a los candidatos a diputados, aunque cada vez más se inquietaba la gente y no había asientos. Entre aplausos y gritos, Benito Morales fue proclamado candidato a presidente y su compañera de fórmula, Claudia Valiente. 

Morales es originario de Quiché, abogado y notario, miembro del Consejo de Pueblos de Occidente (CPO), integrante de Convergencia. Fue candidato a diputado en 2015, ha tomado notoriedad debido al asesoramiento de organizaciones de derechos humanos en la búsqueda de la justicia contra antiguos oficiales del Ejército.

Acompañado por su esposa, se dirigió al público en idioma k'iche' y aludió que era un día histórico para Guatemala. Dijo que se figuraba una fuerza política real, una alternativa política para batallar por el poder.

“Nuestra propuesta es un gobierno honesto y transparente con plena participación democrática y un presupuesto al servicio de las mayorías, no uno al presupuesto al servicio de ciertos grupos”, afirmó Morales.

El candidato presidencial tampoco perdió la oportunidad de hablar de la actualidad del país con la reciente salida de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). “Este tipo de participación internacional para un tema de investigación de delitos es un ejemplo que tenemos de fracaso de Estado”. “Convergencia plantea que necesitamos a la CICIG y que, con ellos, se juega el futuro de estas elecciones”.

Por otro lado, varios expositores provenientes de las zonas del interior comentaron su preocupación ante la creciente explotación de los recursos naturales. Morales respondió que “son bienes estratégicos, fundamentales para la nación y garantizan el desarrollo del país”. “Queremos usar estos recursos de manera equitativa y que no sean solo algunos los beneficiados”. “Deseamos asegurarnos de que la población pueda vivir con dignidad a partir del desarrollo de los inversionistas”. 

Mientras, Valiente, socióloga de la Universidad de San Carlos, se presentó junto a sus dos hijos. Con visible nerviosismo se dirigió al público y afirmó que asumía un reto para generar cambios necesarios para el país. “Es hora de darle la oportunidad a Guatemala de tener una democracia real, en la que el pueblo mande”. “Quinientos años de lucha en la cual los pueblos han sido saqueados, no podemos seguir aceptándolo”, agregó.

Cuando finalizó la proclamación, el maestro de ceremonias gritó: “¿Quiénes somos? Mientras el público y los candidatos con el brazo en el aire y la mano empuñada contestaron ¡Convergencia!”.

De excomandante guerrillero a candidato a diputado

Un personaje que estuvo presente en todo momento de la asamblea fue Pablo Monsanto, secretario general de Convergencia y a quienes los asistentes proclamaban como “mi comandante” y tiene una candidatura como diputado. No es extraño en la vida política, ya que fue candidato a la presidencia por la extinta agrupación política Alianza Nueva Nación (ANN) en 2007, además de ser exintegrante de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

Pero, su historia comienza cuando formó parte de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR). Fue el cuarto y último comandante de la primera organización guerrillera en Guatemala hasta su disolución en 1996.

Además de pertenecer al movimiento guerrillero que se unificó en la URNG, participó la firma de los Acuerdos de Paz. Ya insertado a la vida política, fue secretario de ANN, también candidato presidencial y diputado en 2003.


Una política ya conocida 

Aunque Convergencia presentó a sus nuevos integrantes jóvenes y además mujeres, su secretario general, Pablo Monsanto, dijo que este partido ha pasado por una evolución durante muchos años.

Sus orígenes se remontan hacia los militantes de las FAR, un grupo guerrillero que tuvo un gran protagonismo durante el Conflicto Armado Interno. Luego las FAR integraron la URNG y tras la firma de la Paz se convirtieron en partido político. Después, Monsanto fundó el proyecto político ANN, con varios disidentes de la URNG. Según estatutos del partido, para el 2018 oficializaron el nombre de Convergencia, que tiene como tendencia política la izquierda.

Su base ideológica es favorecer a la sociedad en su conjunto y fomentar la equidad entre las personas y los diferentes pueblos. En 2015, Convergencia solo participó para elecciones con candidatos a diputados sin inscribir binomio presidencial.

El exlíder estudiantil, Víctor Gudiel, tomó la primera casilla como candidato a diputado en el distrito metropolitano y para el Parlamento Centroamericano (Parlacen) el politólogo, Henry Morales López. 

Fotos: Cristian Ramírez 


Ver comentarios

Comentarios