Sandra Torres, exesposa del expresidente Álvaro Colom, dirigió el Consejo de Cohesión Social y dos de sus programas Mi Familia Progresa y Bolsa Solidaria, que fueron utilizados para conseguir la aprobación de los votantes. Mujeres campesinas fueron encerradas para evitar que atendieran mítines de la oposición, sus brazos se marcaron con números. También, las amenazaron con perder los beneficios de las transferencias monetarias y bolsas de alimentos, si votaban por la oposición. 

La realidad de estos programas fue que no solo estaban desfinanciados, sino que más de 285 mil familias de las 844 mil inscritas, no podrían ser atendidas. Rosa María de Frade, exdiputada y expresidenta de la Comisión de Transparencia del Congreso, denunció que más de 559 mil familias no recibirían bolsa ni transferencia, porque no había fondos para cubrir los gastos.



A las denuncias de Frade se sumaron las de Nineth Montenegro de Encuentro por Guatemala, que luego de una auditoría a los programas de Cohesión Social encontró que había más de 40 mil homónimos en los listados de beneficiarios de Mi Familia Progresa.

“Esto nos hace pensar que hay personas que están cobrando doble por la falta de números de cédulas que las identifique”. Nineth Montenegro



Vecinas del asentamiento Los Cerritos de la zona 18 sectores 6 y 7 también denunciaron la corrupción de los programas. “No recibimos la bolsa porque no participamos en las actividades de propaganda de la UNE”.

A pesar de todo esto, la hoy acusada por financiamiento electoral ilícito, se vale de información de los programas sociales para impulsar su candidatura en las elecciones 2019. En las redes sociales del partido de la Unidad Nacional de la Esperanza, se pueden ver imágenes de la entrega de transferencias y bolsas de alimentos a los más necesitados.

Así usa los programas sociales Sandra Torres

La exprimera dama busca la presidencia por segunda vez, ahora acompañada de Raúl Morales, exministro de Relaciones Exteriores del período de Otto Pérez Molina. Ambos desean gobernar el país y para ello se valen de todo, hasta de los desfinanciados programas de Mi Familia Progresa.

En 2008 nació la idea de la Bolsa Solidaria con la finalidad de alimentar a personas de escasos recursos y poder contribuir a su nutrición.

Sandra Torres era la responsable de llevar a cabo toda la ejecución, compra y selección de beneficiarios que recibirían la Bolsa Solidaria. Todo pagado con dinero de los impuestos de los guatemaltecos, pero que según la diputada Nineth Montenegro se financiaban retirando fondos de varios ministerios para cubrir los gastos.


“Al Ministerio de Gobernación, Salud y Educación les quitaron, en tres años Q1,800 millones para los programas sociales de Sandra Torres”. Nineth Montenegro
Ministerio de Educación Q805 millones.
Ministerio de Gobernación Q1 mil 16 millones.
Ministerio de Salud Q631 millones.

Dudas sobre la compra y entrega de las bolsas

En las actividades que realizaba el Gobierno, por ejemplo la inauguración de una carretera, la bolsa se hacía presente, pero sin el control adecuado para entregarla. Incluso en una ocasión se denunció sobre valoración y duda en el proceso de verificación de las familias necesitadas.

En 2010 la diputada Nineth Montenegro manifestó la duda sobre la entrega de las bolsas, tomando en cuenta que para 2011, ya era época electoral y según la legisladora las bolsas se utilizaban como propaganda para llevar a la exesposa de Colom a gobernar.

Pero no fueron las únicas dudas, ya que también se delató la duplicidad de beneficiarios de la Bolsa Segura. Según Montenegro varias personas recibían dos desembolsos de Q300 mensualmente.

Las personas se habían registrado dos veces, con distinto código, pero con el mismo nombre. La investigación se realizó en Quiché, Retalhuleu, Quetzaltenango, Petén, Santa Rosa, Suchitepéquez, Totonicapán, Zacapa, San Marcos y Sololá, donde aparecían estos pagos irregulares.

En aquella época, Torres explicó que trabajaron en definir líneas para reducir la mortalidad infantil, desnutrición crónica y cumplir las Metas del Milenio. Sin embargo, a la fecha los programas que dirigió la exesposa de Colom, fueron un fracaso, pues UNICEF cita que cuatro de cada diez niños menores de cinco años presenta desnutrición crónica en Guatemala.

Pero, ahora la promesa de Torres, que de ser electa seguirá llevando la Bolsa Segura a los más necesitados, es más propaganda que realidad. Pues en un país donde la corrupción se lleva los fondos a las bolsas de los funcionarios sigue siendo el día a día. 




Ver comentarios

Comentarios